viernes, 26 de marzo de 2010

Una historia como tra cualquiera

Un día, una chica iba caminando con sus enormes casos por la calle, dirigiéndose al colegio. A su lado se encontraba su hermana, hablándole, pero esta sin hacerle caso, cantaba al ritmo de las canciones que escuchaba.
El colegio se encontraba a dos pasos de su casa, pero por el camino, se encontraban con sus amigos y se dividía en dos grupos.
Cuando llegó a su clase, como siempre, soltó la mochila & se puso a saludar a todos los que se encontraban en ella. Ese día transcurrió como siempre: Haciendo monigotes en los bordes de sus apuntes & libros, comiendo chicle en clase... Lo normal.
Al salir de clase, ese día tenía que ir a casa de un amigo suyo para hacer un trabajo de biología, por la tanto se fue con él.
Iban hablando por la calle, mirando a las personas que se cruzaban con ellos dos mientras sonreían de oreja a oreja, pero nadie les devolvía la sonrisa.
- Son unos sosos- Dijo él desilusionado.
- Sosos no, estúpidos- Contestó ella de mal humor- ¡Ni que una sonrisa les costara dinero!
- Tacaños.
Enseguida se miraron y comenzaron a reír, pero enseguida se dieron cuenta de que todo el mundo los estaba mirando.
- Estoy loca-Dijo ella en un suspiro.
-¡¡Pero que demonios tenéis con la locura!!-Dijo alzando los brazos y medio gritando.
Enseguida comenzó a reír como antes mientras notaba que la gente de la calle seguía mirándolos descaradamente.
-Yo, nada- Ella sonrió ampliamente- ella es mi fiel compañera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario